Trucos para proteger a las mascotas en invierno

proteger a las mascotas en invierno

Aunque tarde en llegar, el calendario marcará muy pronto la llegada del invierno y nuestros amigos de cuatro patas lo saben. En esta época del año no debes descuidar su atención, ya que existen riesgos distintos a los de la primavera o el verano. ¿Quieres aprender a proteger a las mascotas en invierno? Hoy te explicamos todo lo que necesitas saber para disfrutar con tus peludos de un cuento de Navidad de ensueño 😉

¿Cómo afecta el frío a nuestros amigos de cuatro patas?

Si tú notas la bajada de las temperaturas cuando comienza diciembre, tus mascotas también lo harán. No caigas en la tentación de pensar que por tener una capa de pelo protectora ya son inmunes a la caída de los grados en el termómetro. Esto es especialmente importante cuando hablamos de aves, reptiles y pequeños mamíferos. Por eso a veces se nos olvida que gatos y perros también sufren con la llegada de ventiscas y tormentas.

En perros de tamaño pequeño y medio los problemas más habituales son provocados por el frío y la lluvia. Este tipo de mascotas no puede esperar a la llegada de la primavera en el interior del hogar y por eso sus paseos diarios pueden entrañar riesgos. Los perros más grandes suelen contar con un pelaje más grueso que los aísla.

En perros (y gatos con acceso al exterior) notarás los efectos del frío en:

  • Lesiones en las almohadillas de sus patas. No olvides que son superficies muy delicadas y el contacto constante con el asfalto puede dañarlas.
  • Resfriados. Sabemos que suena a enfermedad humana, pero sí, los perros también pueden acatarrarse. 
  • Daños en articulaciones, especialmente en las mascotas de mayor edad.
  • Problemas en la piel derivados de no tratar correctamente su pelaje tras paseos bajo la lluvia.
  • Hipotermia en zonas con temperaturas extremas y cánidos que no tienen acceso al interior del hogar.
  • Cambios de peso derivados de una alimentación no adaptada a las temperaturas.

En todos los casos en que tus mascotas tienen acceso a la calle, especialmente si no es bajo tu control, existen otras situaciones que pueden ponerlos en peligro. Estas son algunas de las más comunes con las que puedes encontrarte.

  • Consumo de líquidos o elementos extraños que puedan causar molestias o envenenamientos. Aunque pueda parecer extraño, los anti-refrigerantes de automóvil son una tentación para nuestros amigos de cuatro patas. No sabemos bien el motivo, pero revisa que tu coche o moto no tenga fugas. Además, en algunas ciudades donde las nevadas y heladas son habituales, las brigadas municipales rocían las aceras con tratamientos para evitar la congelación. Esto puede dañar a nuestras mascotas.
  • Los gatos y perros callejeros, especialmente los cachorritos, se refugiarán en los vehículos con la llegada del frío. Es mucho más habitual de lo que crees encontrarlos escondidos sobre las ruedas o dentro del motor. Aquí puedes leer cómo evitar esta situación y salvar la vida de los mininos.

Cómo proteger a las mascotas en invierno, evitar gatos en el coche

Consejos para proteger a las mascotas en invierno.

Ahora que ya sabes cómo afecta el frío a perros y gatos, es el momento de prevenir y evitar situaciones que pondrán en peligro su salud. Estos consejos para proteger a las mascotas en invierno son fáciles de implantar y mejorarán la calidad de vida de nuestros amigos.

  • Vigilar atentamente los puntos más sensibles al frío. Revisa con atención la cola, patitas y orejas de tu mascota, especialmente tras sus paseos. Esto te servirá de indicador para comprobar su estado de salud. Si percibes rojeces, cambios en el pelaje o cualquier síntoma extraño, es una señal de que el invierno está afectando a tu peludo. Las almohadillas de sus patas sufren con el contacto directo con el suelo, así que si detectas grietas o descamaciones habla con tu veterinario y valora el uso de cremas protectoras e, incluso, botas para sus paseos diarios.
  • Aísla su caseta y cama si duerme en exteriores. Quizás tu perro o tu gato no puedan acceder al interior de tu casa en las noches de invierno. Si este es tu caso es muy importante que aísles correctamente su zona de descanso. Protégela del viento y la lluvia e intenta que sea lo más confortable posible. Lo mismo sucede con sus comederos. Siempre deben tener acceso a agua fresca y comida sin residuos externos extraños que puedan llegar transportados por el viento. Si, a mayores, vives en una zona muy fría, valora situar la camita de gatito o perrito en la zona más cálida de tu hogar.
  • Revisa su alimentación en función de su actividad en exteriores. Las mascotas con acceso al exterior suelen ser más activas y, por lo tanto, consumen más energía para su vida diaria. En invierno su cuerpo redistribuirá los nutrientes de manera que proteja a tu amigo del frío. Esto hace necesario revisar su dieta y es posible que tengas que modificarla de forma significativa para aportarle la energía que necesita. Por el contrario, los gatos y perros castrados y con acceso limitado al exterior pueden “amodorrarse” en esta época del año por efecto de la calefacción. En estos casos, no aumentes su ración. Valora, incluso, reducirla si ves que empiezan a engordar.
  • Limita los baños pero no descuides su higiene. Es muy tentador dar un buen baño al perro tras un paseo en un día de lluvia. Sin embargo, el exceso de baños en perros y gatos en invierno puede alterar el balance de aceites esenciales en su piel y acarrear más daños que beneficios. En la actualidad existen champús y acondicionadores especialmente diseñados para ellos que puedes intercalar con el baño tradicional. Sin embargo, no renuncies a secarlos con delicadeza y cuidado al volver del exterior. Eliminar la humedad, peinar y retirar el pelo muerto son acciones que mejorarán la calidad de vida de tu perro o tu gato en invierno.

Cómo proteger a las mascotas en invierno, aisla la camita de tu cachorro

 

Parásitos y otras amenazas para nuestros perros y gatos en invierno.

Estos son algunos de los consejos principales para cuidar a nuestras mascotas cuando bajan las temperaturas, pero no podemos descartar otros riesgos que vienen de la mano de parásitos e insectos.

Para evitar que nuestros animales se conviertan en el blanco de los ataques de bichos indeseables debes tener en cuenta:

  • Cumplir a rajatabla los calendarios de vacunación, los de desparasitación y no olvidarte de las visitas periódicas al veterinario.
  • Revisar las zonas más sensibles en las que pulgas y garrapatas encuentran refugio cuando atacan a nuestros animales. Estas son cuello, orejas, barbilla y pliegues.
  • Mantener una higiene estricta de comederos, zonas de descanso y zonas de paso de nuestras mascotas en casa.
  • Estar muy atentos al comportamiento del animal y consultar con un profesional si detectamos un cambio de hábitos. Esto es muy importante si sucede en un espacio de tiempo muy breve.

Proteger a las mascotas de la leishmaniosis cuando bajan las temperaturas.

Entre una de las amenazas más habituales para nuestros perros se encuentra la leishmaniosis, que, si bien reduce su incidencia con la bajada de las temperaturas, no se inactiva del todo en invierno. En estos momentos el riesgo de contraerla por la picadura de un flebotomo se ha extendido, ya que las temperaturas son más altas de lo normal y la presencia de este insecto se está extendiendo más allá de la zona de la cuenca del mediterráneo.

Si bien el flebotomo no es en si mismo un mosquito, sí tiene comportamientos similares. Para hacer más fácil la vida de tu perro y reducir los riesgos, recuerda los siguientes pasos de prevención:

  • Evitar aguas estancadas, especialmente en comederos y bebederos. Cambia el agua de tus perros de forma habitual.
  • Evita las zonas pantanosas en vuestros paseos.
  • Reduce la exposición de tu mascota en las horas de salida y puesta del sol.
  • Mantén instaladas tus mosquiteras y revisa que funcionen correctamente.

Estas medidas no solo servirán para evitar los ataques del flebotomo, sino que reducirán en gran medida sus posibilidades de ser picados por el mosquito tigre, que no solo transmite el virus del Zika, sino también la enfermedad del gusano del corazón. 

 

Ahora que ya sabemos cómo proteger a las mascotas en invierno, cuéntanos, ¿cómo le haces la vida más agradable a tus amigos de cuatro patas en esta época del año? Te esperamos en los comentarios 😉

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest
Consejos del Hogar