Cómo enfrentarse a la polilla de los alimentos

polilla de los alimentos

Hay más de 150.000 especies de polillas, pero una de ellas  amenaza especialmente nuestras alacenas: es la polilla de los alimentos, o polilla de la harina. Este insecto puede convertirse en una auténtica pesadilla por su rápida dispersión y porque acaba con todos los alimentos que encuentra a su paso.

¿Crees que puedes estar sufriendo su ataque? Presta atención, te enseñamos cómo eliminarlas de tu vida.

¿Cómo son las polillas de los alimentos?

La polilla adulta tiene las alas de color bronce o con bandas y mide entre 16 y 20 milímetros. Cada hembra puede poner hasta 400 huevos en la superficie de los alimentos. Después de un máximo de 2 semanas, los huevos eclosionan y se convierten en larvas de color blanquecino de unos 12 milímetros.

Las larvas se alimentan de granos y sus productos derivados, frutos secos, semillas, galletas, leche en polvo o chocolate. Esta plaga también afecta a los alimentos para mascotas como las semillas para aves y los alimentos deshidratados para perros. Las larvas producen un hilo de seda similar a una telaraña, que es uno de los primeros síntomas de su presencia.

 

Cómo tratar una plaga en tus alacenas

Acabar con una plaga de polillas de los alimentos no es fácil. Debes seguir un riguroso proceso para eliminar cualquier rastro o podrían volver a reproducirse. Esto es lo que debes hacer:

  1. Detecta la plaga: revisa todas tus alacenas en busca de polillas. Las telarañas o cintas de seda en la superficie de los alimentos son signos de su presencia.
  2. Tira los alimentos: examina y tira a la basura toda la comida y los envases en los que has visto polillas. Comprueba todos los alimentos cercanos que no estuvieran cerrados herméticamente o perfectamente envueltos en plástico y que, por lo tanto, tienen la posibilidad de haber sido contagiados.
  3. Limpia a fondo: vacía la alacena y elimina cualquier resto de las polillas con una aspiradora. Utiliza un paño empapado en detergente, vinagre y agua caliente para eliminar todos los restos de larvas y polillas. Friega todos los rincones, incluso los no visibles (no te olvides de las partes trasera, inferior y superior de los armarios), y déjalo actuar durante un rato para que sea más efectivo. Tira a la basura todo lo recogido con la aspiradora y el paño.
  4. Congela: mete los alimentos que se hayan salvado en el congelador durante una semana para asegurarte de que no se reproducirán más larvas.

Cómo prevenir la polilla de los alimentos

La mejor forma de evitar una plaga de estos insectos en tus alacenas es la prevención. Siguiendo unas sencillas pautas disminuirás la probabilidad de que las polillas aparezcan y mantendrás todos tus alimentos a salvo.

  • Coloca trampas para polillas en distintas zonas de la cocina o de la despensa. Estas trampas, sin insecticida, están formadas por una capa de pegamento con feromonas naturales que atraen a los machos. De esta forma, conseguirás atacar a su ciclo reproductor y reducir la población de polillas.
  • Conserva los alimentos en envases herméticos.  Botes de cristal o recipientes de plástico son los más recomendables. Presta especial atención a los productos que abiertos porque son mucho más atractivos para las polillas.
  • No almacenes los alimentos durante demasiado tiempo y compra solo la cantidad que necesites para cada momento.
  • Examina con frecuencia los cereales, harinas y demás productos secos que guardas en tu despensa para detectar cuanto antes una posible plaga.

Como suele decirse, más vale prevenir que rascar, así que con estos sencillos consejos mantendrás tus alacenas libres de polillas. Por otro lado,  reducirás el desperdicio alimentario. ¿Conoces algún truco para prevenir la aparición de estos insectos? Escríbenos un comentario y cuéntanos tu experiencia.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest
Consejos del Hogar