Los muebles de jardín en invierno, ¿cómo los almaceno?

muebles jardin en invierno 571×381

Si eres de los afortunados que aún estás viviendo el veranillo de San Martín, puede que todavía disfrutes de las tardes en tu jardín o terraza. Sin embargo, el calendario no engaña y el invierno está cada día más cerca. Si lo que quieres es que tus muebles de exteriores estén perfectos la primavera que viene, tienes que tomar medidas ahora. Anticípate a la borrasca y anota ya estos consejos para almacenar y proteger tus muebles de jardín en invierno.

 

Limpieza de los muebles de jardín en invierno

El primer paso antes de desmontar tu terraza de verano es asegurarte de que todos tus muebles están en perfectas condiciones para guardarlos. Revisa las tapicerías si las tienen y, si es necesario y los materiales lo permiten, envíalas a la lavandería. Así, cuando desees montar tu pequeño oasis en 2016, estarán como nuevas.

Además, en todos los muebles que no contienen cojines o telas, aprovecha para cepillar y retirar el polvo o restos de suciedad. Si son de metal puedes hacerlo, siempre con suavidad, con un cepillo de cerdas metálicas. Si son de madera o sintéticos puedes optar por un cepillo suave y por aspirar todos los rincones que presenten. De este modo, ni una mota de polvo podrá alojar mohos o restos de insectos durante el invierno.

Este es un buen momento para realizar las tareas de mantenimiento como dar una capa de pintura a las mesas o sillas metálicas o barnizar los bancos de madera. En el caso de los muebles de bambú, un paño empapado en aceite de linaza limpiará y protegerá el material.

 

Almacenar y proteger los muebles de jardín en invierno

Una vez has terminado la limpieza, en la que puedes involucrar a toda la familia como si de un juego se tratase, llega el momento de retirar y almacenar los muebles de jardín. Si cuentas con un trastero o garaje, este será el lugar ideal para que descansen en invierno, ya que estarán alejados del frío y la humedad.

Si este es tu caso, despeja una zona del trastero y ubica tus muebles. Aunque estén en interiores, siempre es muy recomendable cubrirlos con lonas adaptadas a sus medidas. Cientos de fabricantes se han especializado en este mercado y puedes encontrar versiones para casi todos los muebles de jardín. De este modo, una vez cubiertos, ni una mota de polvo podrá atacarlos.

Si no cuentas con un garaje, existe la opción de proteger tus muebles en la propia terraza o el jardín. En este caso, lo más recomendable es intentar situarlos bajo cubierto (un porche, un alerón o incluso un toldo harán esta función) para minimizar el efecto del invierno. Las fundas serán aquí tu mejor aliado y siempre deberás asegurarte de que se ajusten perfectamente a las medidas del mueble. La ventaja de esto es que, si en pleno diciembre sale el sol, puedes volver a montar tu terraza en muy poco tiempo para disfrutar del aire libre.  Si vas a llevar a cabo este almacenaje, permanece atento, en breves os explicaremos cómo montar una cálida terraza de invierno 😉

 

Y tú, ¿ya has preparado tus muebles de jardín para el invierno?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest
Consejos del Hogar