Cómo evitar malos humos en el hogar

como evitar malos humos

El olor a tabaco es muy molesto y, por si fuera poco, sus compuestos son peligrosos para nuestra salud. El humo lo impregna todo, por eso es tan difícil eliminarlo, sobre todo si la habitación ha sido durante mucho tiempo un espacio de fumadores. A continuación te damos algunos consejos para que aprendas a enfrentarte los malos humos en tu casa. Toma nota y empieza a ponerlos en práctica. Notarás la diferencia

Evitar malos humos en el hogar día a día

Si combates el olor a humo cada día evitarás que empape la habitación y mantendrás un ambiente mucho más saludable en tu casa. Estas son algunas reglas básicas que puedes seguir:

  • Evita fumar en el interior. Este consejo es básico, pero imprescindible. Si no puedes fumar en el exterior y decides hacerlo en casa, que sea cerca de la ventana abierta. Después ventila la estancia para eliminar los olores recientes. Usar un ventilador orientado hacia dentro para que genere una corriente limpia desde del exterior y mueva el aire de la habitación es un truco extra que permitirá la renovación del aire.
  • Si quieres deshacerte del olor, deshazte primero de la fuente: retira ceniceros y productos para fumar de la habitación. Aparte del fumador, son la principal fuente de olor a humo.
  • Utiliza un neutralizador para eliminar cualquier olor que permanezca. Un ambientador solo aplicará una fragancia que no acabará con el fuerte olor del tabaco.
  • También puedes utilizar un purificador de aire que extrae las bacterias y químicos causantes del mal olor.
  • Si está dentro de tus posibilidades, un generador de ozono te ayudará a eliminar el olor a humo al oxidar las moléculas orgánicas que frecuentemente causan los olores.

Cómo eliminar el olor a humo de los muebles

El humo del tabaco es una capa de residuos que se adhiere todo, especialmente cuando ha estado presente durante mucho tiempo. Por eso, para deshacernos de este molesto olor debemos limpiar la habitación a fondo de arriba abajo sin dejarnos ningún elemento que pueda contener residuos.

  • Muebles

Ventila y limpia a fondo cada mueble por todas partes. Si es posible, sácalos al aire libre y déjalos durante uno o dos días para que los rayos de sol maten las bacterias causantes de los malos olores. Asegúrate de revisar recovecos en los que pueda haberse acumulado polvo y ponte manos a la obra.

  • Paredes y techos

Elimina el olor de las paredes y los techos con un limpiador que contenga amoníaco. En caso de que no desaparezca, puedes pintar de nuevo (aplicando antes una imprimación selladora) para cubrir la vieja pintura impregnada con el humo. Si no puedes pintar, aplica sellador de poliuretano mate, que retiene el olor sin necesidad de cambiar el color de las paredes.

Cómo eliminar el olor a humo de tejidos y telas

  • Alfombras

Es muy difícil quitar los olores de este tipo de objetos. Lo mejor es limpiarlas con vapor, ya sea con una limpiadora a vapor o llevándolas a la tintorería. Asegúrate también de lavar bien el suelo que está debajo para eliminar cualquier rastro. En casos extremos quizá tengas que cambiar de alfombras. Pero antes de decidirte a ello, inténtalo en la tintorería.

  • Tejidos

Lava cortinas, tapizados, almohadas y mantas en la lavadora o llévalas a la tintorería. Puede que necesites varios lavados antes de que el olor desaparezca definitivamente. Si las paredes tienen papel pintado, primero límpialo con vinagre y, si el olor persiste, necesitarás retirarlo y poner uno nuevo.

  • Otras superficies

No dejes ninguna superficie de la habitación sin limpiar: alféizares de las ventanas, repisas, persianas, espejos, tulipas de lámparas… por dentro y por fuera. Utiliza siempre un limpiador a base de amoníaco o vinagre blanco para que elimine completamente los malos humos. No te olvides de cambiar los filtros de calefacción y aire acondicionado que atrapan los olores.

 

Algunos de los productos de limpieza tienen olores fuertes, pero no te preocupes, en poco tiempo desaparecerán y, con ellos, el olor a tabaco. Así podrás disfrutar de una vida totalmente libre de humos. Y, si vuelve a haber fumadores, no te olvides de seguir los consejos anteriores para evitar que el humo impregne la estancia. ¿Y tú qué trucos tienes para evitar los malos humos en tu hogar?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest
Consejos del Hogar